MENU
amigos de el greco

by • 27 mayo, 2014 • El Greco 2014, HistoriaComentarios (2)1585

Los amigos de El Greco

Han corrido ríos de tinta sobre la supuesta personalidad de El Greco. Desde la interpretación de Cossío y otros autores que lo tildaban de místico y entregado a la cultura toledana, hasta las nuevas aportaciones de Fernando Marías, comisario de la exposición El Griego de Toledo, que hablan de un personaje “orgulloso y pagado de sí mismo, pendenciero, lenguaraz, caprichoso” que pinta temas religiosos pero que no termina de creérselos.

Doménikos Theotokópoulos llegó a Toledo en 1577 y allí se estableció hasta su muerte, 37 años después. Tuvo un hijo, Jorge Manuel, pero se desconoce quién es la madre, aunque todo hace suponer que era Jerónima de las Cuevas. Se sabe que de Roma salió huyendo cuando propuso borrar el trabajo de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina y volver a pintarlo, cosa que no sentó nada bien en la Ciudad Eterna.

Una de las características de su vida en Toledo es que pasó de pleito en pleito porque entendía que la tasación de sus cuadros estaba por debajo del precio que merecían. Por eso, intentaba llevarse bien con los jueces y los administradores de la Ciudad Imperial, a los que en ocasiones incluía en sus cuadros para ganarse sus favores.

El legado de los amigos de El Greco

Entre las amistades que profesó en Toledo, parece que se encuentran personajes de la talla de Góngora, a quien no llegó a retratar. Aun así, el poeta cordobés le dedicó un célebre epitafio en forma de soneto:

Esta forma elegante, oh peregrino,

de pórfído luciente dura llave,

el pincel niega el mundo más suave

que dio espíritu al leño, vida de lino.

 

La nombre, aun de mayor aliciente dino

que en clarines de la fama cabe,

el cuerpo ilustres de ese mármol grave:

venérale, y prosigue tu camino.

 

Yace el Griego; heredó naturaleza

Arte, y el arte estudio, iris colores,

Febo luce, sino sombra Morfeo.

 

Ranta urna, a penas de su dureza,

Lágrima beba y cuantos suda olores,

Corteza funeral de árbol sabes.

Otros amigos de El Greco que sí tuvieron la suerte de que los pinceles de El Greco les inmortalizaran son fray Hortensio Félix de Paravicino, José de Valdivieso y el historiador de Toledo Francisco de Pisa. El primero, que además de religioso, también era poeta, le dedicó a El Greco una serie

Entradas relacionadas

2 Responses to Los amigos de El Greco

  1. Ilona dice:

    Muchas gracias – excelente contenido . Voy a volver y leer mucho más tiempo.

  2. Jamira dice:

    He estado visitando tu blog desde hace un tiempo y siempre me pareció una joya. Gracias por compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.