MENU
la peña del Rey Moro

by • 30 julio, 2014 • Historia, Qué visitarComentarios (0)972

La peña del Rey Moro

Toledo es objeto de toda clase de leyendas. Ciudad de las Tres Culturas, antigua capital del Imperio español e inspiración de multitud de artistas, no es de extrañar que existan centenares de historias, basadas tanto en hechos reales como en fantásticos, que dejan volar la imaginación de toda clase de audiencias.

Incluso el Cid Campeador aparece en la leyenda sobre la peña del Rey Moro

Es el caso de la leyenda de la Peña del Rey Moro, un espacio natural con unas magníficas vistas de la ciudad y que ofrece amaneceres y atardeceres de película…, y una historia en la que aparece hasta El Cid Campeador. La narración tiene lugar durante los últimos días de la dominación árabe de Toledo, cuando el rey Yahia Alkadir se defiende del cerco de Alfonso VI y pide ayuda a los reinos vecinos para evitar la caída de la ciudad. Desde el sur de la península se organiza un ejército dirigido por el príncipe Abul-Walid, un valiente guerrero que además estaba prometido a la hermana de Yahia, Sobeyha, que también está en Toledo.

Cuando los refuerzos llegan, la ciudad ya ha caído en manos de las tropas cristianas y Yahia ha muerto en el asalto. Abul-Walid desconoce su muerte y piensa que está retenida en el Alcázar. Pensando más en su prometida que en la estrategia guerrera, decide intentar tomar la ciudad. Mientras se realizan los preparativos organiza su campamento en las colinas que rodean la ciudad. Su tienda se monta, concretamente, bajo una gran peña sobre la que se observa todo Toledo.

Desde la piedra, el joven príncipe pasa horas contemplando la ciudad y pensando en el rescate de su amada. La noche antes del asalto le pide a sus capitanes que, en caso de que muera, le entierren al pie de la la peña del Rey Moro, pues ha quedado prendado con la vista del paisaje. Esa misma noche, aprovechando el descuido de los vigilantes, los cristianos atacan el campamento liderados por El Cid. Abul-Walid perece en el combate y finalmente es enterrado bajo la gran roca, que desde entonces se conoce como la Peña del Rey Moro. Para acceder a este singular paraje hay que coger un camino que asciende desde la Ermita de la Virgen del Valle, cerca del Parador Nacional.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.