MENU
Citas célebres sobre toledo

by • 29 agosto, 2014 • HistoriaComentarios (0)5733

Citas célebres sobre Toledo

Mucho se ha escrito de Toledo desde hace siglos. Autores de todos los tiempos, y diversas nacionalidades han plasmado sus impresiones (casi siempre positivas) sobre nuestra milenaria ciudad. En las siguientes líneas vamos a hacer un repaso algunas citas célebres sobre Toledo de grandes autores.

Algunas citas célebres sobre Toledo…

Comenzamos con las palabras de uno de los autores que más sabía sobre el Greco, Gregorio Marañón:

“Toledo no es, como se dice, una ciudad castellana; o, si se quiere, lo es sólo a medias. Castellanas puras son Ávila y Segovia, Burgos y León. Lo que Toledo tiene de no castellano, de más que castellano, algo que a pesar de las torpes guías y de los prejuicios literarios perciben bien algunos espíritus de fina sensibilidad, es precisamente su orientalismo, su mediterraneidad”.

Por su parte, José Ortega y Gasset compara la ciudad con la capital andaluza y, aunque las diferencias son muchas, no sale malparada.

Hace algunos años tuve ocasión de recibir con breve intervalo, tras de la impresión de Sevilla, la que causa Toledo. ¡Qué diferencia entre la ciudad ancha y el encrespamiento urbano de Toledo! Es aquella una población abierta y asequible; en Toledo, por el contrario, áspero y hermético, más bien que entrar tenemos que insinuarnos (…). Y al hallarnos dentro del recinto mágico nos sorprende el acierto con que la arquitectura ha obedecido la razón topográfica del más ilustre cerro manchego, siguiendo palmo a palmo los relieves del suelo”

Hasta Azorín recoge sus impresiones sobre el paisaje de Toledo:

“Desde lo alto de un antiguo cigarral, convertido en hotel, he contemplado enfrente Toledo en una tarde de abril. Veía, primero, el pardo hacinamiento de las edificaciones, y abajo, en el llano, el verde claro de los frutales entremezclados a los cinereos olivos”.

Aunque no todo son loas. La descripción que hace Benito Pérez Galdós de Toledo, hace aventurar que su visita a la ciudad no fue una buena experiencia:

“Cuando se llega en ferrocarril a la que se llama todavía Ciudad Imperial, no cree l viajero encontrarse a las puertas de la antigua metrópoli española, ni aún a las de un pueblo, clasificado por la administración moderna en la fastuosa categoría de las capitales de provincia”.

En definitiva, Toledo con sus calles estrechas, edificaciones de piedra y miles de historias, es una ciudad que puede gustar o no, pero nunca deja indiferente.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.