MENU
Siguiendo los pasos de El Greco

by • 12 septiembre, 2014 • El Greco 2014, Qué visitarComentarios (0)859

Siguiendo los pasos de El Greco

Toledo no sería lo mismo sin El Greco y, seguramente El Greco no hubiera sido el mismo pintor sin la influencia de una ciudad a la que llegó en 1577 y en la que se estableció definitivamente en 1583. Allí encuentra una urbe que ha dejado de ser capital del imperio y que comienza su decadencia, pero conserva un ambiente culto e intelectual.

Cuatrocientos años después de su muerte, algunos de los espacios en los que vivió y trabajó se han perdido, otros se han transformado y bastantes se han conservado casi igual que aquel entonces. Entre estos últimos, destacan los lugares para los que concibió algunos de sus cuadros más importantes y que siguen mostrando, en sus paredes, esas obras maestras de la pintura universal.

Siguiendo los pasos de El Greco

Te proponemos un paseo por las calles de la ciudad de El Greco, una ruta llena de cultura y emoción que es perfecta para realizar en tu escapada a Toledo. Y comenzamos saliendo de nuestro Hotel Pintor El Greco, en pleno Barrio de la Judería. A escasos metros nos encontraremos con el Parque del Tránsito, donde estuvieron las casas del Marqués de Villena, lugar en el que nuestro pintor vivió de alquiler durante muchos años.

A unos pasos descubriremos el único Museo de El Greco que hay en España y que exhibe obras como Vista y plano de Toledo y El Redentor. Tras la visita, tendremos que andar un poco por las enrevesadas calles de Toledo hasta llegar al Convento de Santo Domingo el Antiguo. En este lugar fue enterrado a su muerte, aunque posteriormente sus restos fueron trasladados y hoy en día permanecen perdidos. La buena noticia es que el convento conserva tres obras de nuestro pintor: San Juan Evangelista, San Juan Bautista y Resurrección de Cristo.

Si nos desplazamos a apenas 150 metros, llegaremos a la antigua iglesia de San Vicente, que actualmente alberga la sede del Círculo del Arte y donde El Greco pintó algunas de las obras de sus capillas, que hoy pueden verse en el Museo de Santa Cruz.

Bajando por la calle de Alfileritos, y muy cerca de la mezquita del Cristo de la Luz, se arriba a la capilla de San José, de propiedad privada y que conserva en su retablo central dos lienzos originales de El Greco: San José con el Niño y la Coronación de la Virgen. Aunque habitualmente está cerrada al público durante este cuarto centenario de la muerte del pintor se abre con asiduidad a los visitantes.

Es hora de tomar un descanso en alguna de las múltiples terrazas que nos ofrece la ciudad imperial. Por nuestra parte, seguiremos la semana que viene acompañándoos en esta ruta por el Toledo de El Greco.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.