MENU
el cristo de la vega

by • 16 febrero, 2015 • Qué visitarComentarios (0)2111

El Cristo de la Vega, protagonista de leyendas toledanas

La hermosa ciudad de Toledo es objeto de cientos de mitos y leyendas. Cada rincón de sus peculiares calles narra una historia, algunas de cuya certeza no hay duda, y otras que quizás sólo pertenezcan a la imaginación popular.

El Cristo de la Vega en el volúmen Poesías

El Cristo de la Vega es una de las tantas leyendas populares toledanas, pero algo distinto tuvo que encontrar José Zorrilla en ella para darle forma e incluirla en su volúmen Poesías.

Bajo el título A buen juez, mejor testigo relata la historia de dos jóvenes enamorados, Inés de Vargas y Diego Martinez, que vivían su amor apasionadamente, hasta que Diego, soldado de profesión, se ve obligado a partir hacia Flandes.

Su despedida tuvo un excepcional testigo, el Cristo de la Vega y en su presencia y ante la insistencia de Inés, el joven prometió desposarla a su regreso.

Pasaban las semanas y los meses, e Inés enloquecia de tristeza al comprobar en el miradero que la llegada de su amado se retrasaba un día más. Y ella se consolaba rezando al Cristo que estuvo presente ante tan dolorosa partida.

Dos años pasaron hasta que las Guerras de Flandes llegaron a su fin. Finalmente llegó el momento tan ansiado para la dama, vió a su amor atravesar las murallas de la ciudad al frente de un pelotón.

Corrió hasta darlo alcance, y gritó de emoción y amor, pero el jóven caballero la recibió con tremenda indiferencia y a lomos de su caballo partió entre las callejuelas. Inés que no daba crédito a tan amargo encuentro, acudió en numerosas ocasiones a reclamar a su amado el cumplimiento de su promesa. Diego, con honores de caballero real, negaba la existencia de tal juramiento a cualquiera que le quisiera escuchar.

La jóven desesperada ante tal ofensa, acudió al gobernador para reclamarle que hiciera justicia, pero éste ante la ausencia de pruebas nada pudo hacer. Inés que no se resistía pidió que les llevarán ante la única esperanza que le quedaba, El Cristo de la Vega. La noticia corrió como la pólvora y un tropel de gente acompañó a la pareja hasta la ermita donde cada jóven se postró a un lado de la imagen y un notario, tras leer la acusación demando al Cristo como testigo:

¿“Juráis ser cierto que un día, a vuestras divinas plantas, juró a Inés Diego Martinez por su mujer desposarla”?

Todos los presentes estaban expectantes ante la posibilidad de que realmente se obtuviera respuesta, mirándo a la imagen se preguntaban si realmente podían esperar algo de aquella situación, hasta que el Cristo, desclavando del madero su mano derecha, acrió los labios y exclamó:

¡”Sí, juro”!

La estupefacción se apoderó de todos los presentes, en especial de la pareja de enamorados que ante tan inédita situación, renunciaron a contraer matrimonio e ingresaron en sendos conventos.

La Ermita del Cristo de la Vega, situada en la C/ Santa Leocadía 1, se levanta sobre la antigua Basílica de Santa Leocadía, extramuros de la ciudad y muy cercana al Circo Romano. ¡No pierdas la ocasión de visitar tan legendaria imagen!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.