MENU
El entierro del conde de orgaz

by • 20 octubre, 2014 • El Greco 2014, Qué visitarComentarios (0)1727

El entierro del Conde de Orgaz

El Entierro del Conde de Orgaz posiblemente es el cuadro más famoso de El Greco. Pintado entre 1586 y 1588, se trata de un óleo sobre lienzo que tiene unas dimensiones de 4,80 x 3,60 metros. El encargo fue realizado para la iglesia de Santo Tomé, y es allí donde cuatro siglos después, puede todavía contemplarse. La celebración del Greco 2014 es un buen momento para acercarse a contemplar El Entierrro del Conde de Orgaz, esta obra maestra de la pintura. Para hacer esta visita más fructífera en una escapada a Toledo, vamos a subrayar algunos aspectos de este cuadro.

El entierro del Conde de Orgaz

El protagonista de la escena es don Gonzalo Ruiz de Toledo, señor de Orgaz, un noble toledano que murió en 1323 y que fue famoso por sus obras de caridad y sus donaciones a la Iglesia. En el momento de su entierro, en la iglesia de Santo Tomé, milagrosamente aparecieron San Esteban y San Agustín para depositarle. Esta es la instantánea que eligió El Greco.

El entierro del Conde de Orgaz está dividido en dos partes. En la inferior se muestra el milagro, con la presencia de testigos que no son otros que nobles toledanos contemporáneos del artista. La escena está protagonizada por el fallecido y los dos santos, vestidos de obispo y diácono. También aparece un niño que se supone que es Jorge Manuel, el hijo del pintor que señala al señor de Orgaz indicando cual va ser su destino tras realizar tan buena acciones en vida. Los rostros de los presentes muestran diferentes estados de ánimo, especialmente la aceptación de esta escena sobrenatural.

La parte superior de la pintura es la zona de Gloria, el lugar hacia el que se dirige el alma del fallecido. Y donde le espera Cristo. A su lado, la Virgen María y San Juan Bautista. La composición recuerda a la utilizada en el arte bizantino. En el cuadro aparece también el Rey Felipe II.

El Entierro del Conde de Orgaz es una pintura que merece ser vista más de una vez. Y muy especialmente al conservarse todavía en el mismo sitio para el que fue concebida.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.